FRAGMENTACIÓN O INTEGRALIDAD

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

La respuesta parece obvia, aunque no resulta fácil resolver la duda en esta situación de crisis que estamos viviendo como humanidad. Escuchaba a Manfred Max Neef, hablar de creatividad y decía, palabras más, palabras menos, reforzando esta idea de crisis, que el exceso de conocimiento es eso que nos tiene fragmentados, la integralidad no aparece por ninguna parte, unos por aquí otros por allá, casi nadie para el mismo lado. No sabemos hacer el amor.

¿Qué nos ha puesto en esta difícil situación? dice Max Neef que el deseo de conocimiento, considerado hasta ahora como una gran ventaja, hizo que nos olvidáramos de su sentido, de su razón de ser, ayudarnos a integrar como individuos, familia, sociedad, empresa, Estado y, por supuesto, con el planeta, el nicho amoroso de todo lo anterior.

Se ha culpado muchas veces a las nuevas tecnologías de ser las responsables, pero no, ellas, llegaron con la misión de protegernos de tanta fragmentación, algunos lectores, algunas lectoras, pueden estar esbozando una irónica sonrisa de “Y se lo cree” sin embargo, si pudiéramos comprender el verdadero sentido de su esencia, descubriríamos el gran valor que tienen para ayudarnos a integrar.

Las nuevas tecnologías imitan muy bien una particularidad de nuestra esencia, la genética, la ganancia acumulativa que posee, si bien no aprenden por sí mismas, contribuyen a que los humanos podamos aprender a integrarnos y qué mejor que traer como ejemplo, nuestro Lenguaje Sistémico. Veamos. En territorios tan complejos como el nuestro, a veces necesitamos contar con un apoyo que nos ayude a vivirlo, trabajar en él y disfrutarlo. Las nuevas tecnologías vienen con todo, pueden ayudarnos a ubicar personas, detectar variable que nos sean útiles dentro del entorno y contar con alertas georreferenciadas que nos envíen notificaciones en tiempo real y así, integrada esa información, nos ayuden a tomar decisiones inteligentes. Eso es Salvadoor.

Y no sólo eso, nuestro Lenguaje Sistémico hace observaciones en el entorno y nos avisa acerca de cambios en la temperatura, riesgos de incendio y elevación de los niveles de caudal de ríos cercanos a donde estamos o están nuestras cargas y sus activos. Ese es Shareloc y falta algo más, nuestro sabio Edison, capaz de escuchar a todos sus activos cuando se movilizan de un lugar a otro y te cuentan en tiempo real en dónde están en ese momento, si están en buenas manos, compara rutas y te avisa cuál es la mejor. La productividad tiene en su sabiduría un gran aliado. Ojalá como humanidad, también podamos construir un lenguaje sistémico que nos ayuda a integrarnos como la valiosa humanidad que somos.

Nuestro Lenguaje Sistémico es su aliado en la productividad que buscas para tu empresa o negocio y un maestro para mejorar nuestras propias existencias.